Me das la vida

Escribo estas letras mientras escucho ese sonido tan especial de las olas acompañado por ese olor a mar. Unas sensaciones que te atrapan y que no te dejan salir de este escenario tan inolvidable y mágico. Es ahora cuando me da por pensar los buenos momentos que me han acompañado en esta playa, sensaciones positivas que recorren mi interior y que hoy en Reflexiones bajo un pincel te quería contar. Hoy vuelvo con un nuevo relato para saborear despacio…

DSC_0621

De pequeña me encantaba juguetear con la arena, hacer castillos, cubrir mi cuerpo y sobre todo pasarme horas y horas dentro del agua. Que época tan bonita! Es curioso que cuando nos hacemos mayores siempre nos acordamos de esa infancia que nos acompañó en nuestros primeros años de vida, unos años en los que anhelábamos crecer y crecer para hacer todo aquello que siempre nos prohibían o para construir nuestra historia de amor con ese príncipe azul como los que salían por televisión.

Es ahora cuando me viene a la cabeza el papel tan especial de nuestros padres. Sin ellos, nuestra infancia no sería igual. Son ellos los que nos ayudan a crecer, se divierten con nosotros, nos enseñan a valorar lo importante de la vida, esos pequeños detalles que vamos construyendo desde nuestra infancia, nos regalan ese amor inmenso que jamás encontraremos y, sobre todo, son capaces de darlo todo por nosotros.

Me acuerdo cuando mi madre me decía que un hijo es el regalo más grande del mundo, crece dentro de ti y desde que nace le proteges, porque es el tesoro más grande que la vida te ha dado. Un valor que solo comprendes cuando descubres ese rol de madre/padre. Pero, quizás haya personas que no sientan ese afecto tan especial, quizás sus sentimientos se enfríen para llegar a extremo impensables y, fue este verano, cuando algo similar me hizo reflexionar. Fueron muchos los medios que lo anunciaron y es que ver tu población cercana ante el titular de las grandes cadenas de televisión como TVE o Telecinco así como en prensa, radio e internet pues la verdad que te hace atender con más atención ese suceso tan extraño… 

Ocurrió un día de agosto cuando al parecer una joven alcoyana terminó con la vida de su hijo recién nacido y dejó sus restos en un contenedor de basura, mientras saboreaba mi plato de comida de aquel mediodía no podía imaginar como el ser humano tiene la capacidad de llegar a ese extremo, ¿con qué frialdad habría terminado con la vida de su hijo? ¿qué secuelas le conllevarán a esa joven? Al ver las imágenes de su novio me recorrió un malestar inmenso que no me dejaba terminar de comer. Ese chico estaba completamente desolado, fuera de sí, unas imágenes que, por mi parte, hubiera evitado.. Pero bien, ya sabemos que a las noticias les encanta ese morbo que llama la atención y las imágenes son las encargadas de captar todas las miradas, así es la prensa amarilla, las noticias morbosas que siempre nos acompañan. Pero, volviendo al escenario de la noticia, no me hacía a la idea de lo que estaba escuchando. Era como una película real en la que mientras sigues entusiasmada con las imágenes del film en tu interior solo piensas que en el cine todo es mentira, pero quizás a veces se cumple y prueba de ello lo descubrí aquel día…

Quizás esa joven no supo valorar la importancia y lo especial de ser madre, porque dicen que es uno de los papeles más importantes de la vida y ¿viceversa? ¿qué valor tiene para un hijo? El otro día escuchando Cadena SER me emocioné con la entrevista que Macarena Berlín realizó a la actriz Antonia San Juan en Hoy por hoy. Antonia es una amante de la poesía y, gracias a ello, pudo expresar todo su interior y plasmarlo en palabras tras la muerte de su madre. Decía que con esta pérdida era como que se había ido un parte de ella, un sentimiento de abandono y gracias a la escritura pudo salir adelante. Unas experiencias que pude experimentar en mi propia piel y que ese día me llegaron a la mente. Y es que ha sido gracias a la escritura con la que he podido reflejar lo que sentía en esos momentos de soledad, esos días en los que la echas de menos y ves que hay pocas personas que comprenden esa situación. Unos días en los que te das cuenta que faltaron muchos momentos por compartir… Es ahora cuando sentada frente al mar y recordando esas bellas palabras de Antonia, me doy cuenta que ella sigue más presente que nunca, sobre todo, en los días en los que los golpes de suerte me acompañan.

Emma Tomás

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s