Un viaje inolvidable

Tras unos días ausentes, vuelvo a estos mundos, a seguir escribiendo y narrando nuevas aventuras. Hoy en Reflexiones bajo un pincel quiero contarte “un viaje inolvidable”, mis días perdidos por esas tierras del norte tan especiales para mí…

Me encantan esos días de desconexión, esos días en los que desaparecen las prisas, en los que pierdo la noción del tiempo, me olvido del día en el que vivo y no sé ni en qué hora me encuentro, una sensación que he podido saborear a lo largo de esta semana.

Descubrir un nuevo lugar me ha hecho desconectar de mi rutina diaria y alcanzar esa paz que tanto anhelamos en los días de estrés. Un lugar lleno de tranquilidad y rodeado de una naturaleza inmensa que me han regalado unas sensaciones muy positivas. Y es por ello que hoy mi reflexión va por ese viaje inolvidable…


Fue entonces cuando descubrí el verdadero paraíso. Esos montes tan verdes rodeaban mis días acompañados por ese aroma tan especial y ese sonido de las olas que me guiaban cada noche en mis sueños más profundos. Fue allí en esas vacaciones tan especiales donde descubrí que no hay que irse muy  lejos para poder encontrar el verdadero tesoro, esas tierras del norte se apoderaron de mí desde el primer momento en que las vi… Fueron estos lugares los que me ayudaron a seguir escribiendo y a seguir sumergiéndome con nuevas aventuras…

Potes (Cantabria)

Potes (Cantabria)

Aquel viaje supe que sería inolvidable. Desde Liérganes hasta Santillana del Mar, pasando por Comillas, Santoña, Laredo y Potes. Unos lugares completamente distintos, pero tan similares al mismo tiempo. Sus encantos tan rústicos y medievales me sumergieron en una nueva vida, fuera de lo habitual. Un pasado tan arraigado en esas tierras que me hizo recordar cómo sería aquella vida… Me enamoré completamente de esos lugares, de cada uno de sus rincones y de su toque tan especial…

En Liérganes conocí la leyenda del hombre pez, en Santoña pude degustar esas anchoas tan deliciosas que solo saben hacer en estas tierras rodeadas del mar Cantábrico, en Laredo me enamoré de su encanto medieval, en Comillas descubrí su fantástica y encantadora arquitectura modernista de la mano de grandes arquitectos catalanes como Gaudí y su famoso Capricho, en Potes me perdí por esas callejuelas tan especiales y fue en Santillana del Mar, donde descubrí que es la villa de las 3 mentiras porque ni es Santa, ni es llana, ni tiene mar, a parte de descubrir su encanto tan especial y distinto al resto que me hizo enamorarme aún más de estas tierras.

Pequeños lugares encantadores que me animaron a seguir escribiendo, a perderme en mis historias y a seguir avanzando a lo largo de esta vida. Unos paisajes inolvidables que me hicieron recordar que el paraíso está más cerca de lo que creía. Un paraíso que cada noche me acompañaba  gracias a ese sonido de las olas, el mismo que me despertaba cada mañana acompañado por esa niebla mañanera que, como bien decían los cántabros, “mañana de niebla, tarde de paseo”, un refrán que se cumplía a la perfección… Unos días en los que me di cuenta que esta vida hay que saborearla, disfrutar de cada momento y sacar nuestra mejor sonrisa, a pesar de la tormenta.

DSC_0807

Santillana del Mar (Cantabria)

Nada de esto no hubiera sido posible sin sentirme arropada para perderme por estos lugares junto a ti. Porque fuiste el encargado de guiarme en mis primeros pasos y ahora sigues haciéndolo cada día, sabes protegerme y tenderme esa mano cuando más lo necesito. Así que solo tengo palabras para darte las GRACIAS por seguir acompañándome en esta vida y por convertirte en alguien muy especial para mí…

Emma Tomás

 

Advertisements

4 thoughts on “Un viaje inolvidable

  1. Me has hecho revivir los momentos pasados en todos esos lugares encantadores del norte que describes con una prosa limpia y cálida.
    Ha sido un placer leerte, Emma. No dejes nunca de escribir.
    Te enlazo en mi blog para no perderte la pista.
    Un abrazo.

    • Muchas gracias Isabel! Es un alago poder contar con los consejos de una gran escritora como tú! Espero seguir leyendo nuevas aventuras tuyas y que me enamoren como lo ha hecho “Aroma de vainilla”
      Un abrazo.

  2. Que palabras tan bonitas para describir un viaje, y esa sensación tan buena de calma y paz que no todos los sitios ofrecen, y que hay que ir descubriendo.
    Tu me acabas de descubrir uno, y ya tengo un nuevo itinerario pendiente en mi ruta.
    Un saludo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s